6 pasos para cambiar los hábitos de tus pacientes

cambio-de-habitos-reto-monitor-nutricional


 

Seguramente después de intentarlo varias veces lograras cruzar los brazos de la forma inversa, pero al principio es muy difícil. ¿Por qué pasa esto?

Nuestro cerebro coordina lo que hacemos, o dejamos de hacer, incluso nuestras funciones vitales. Su prioridad número uno es mantenernos vivos, y una de las formas más simples de mantenernos vivos es ahorrando energía. Por ejemplo: aunque sabemos que hacer ejercicio físico nos ayuda a tener mejor salud, inconscientemente nuestro cerebro piensa en el gasto de energía que implica, el cansancio y hasta dolor que puede tener nuestro cuerpo por lo que al principio hay una resistencia a tomar este hábito.

motivación nutrición

Hay una forma de ahorrar energía en el cerebro que quizás no habías considerado: tener  hábitos.

Piensa en tu día de hoy, desde que despertaste, ¿cuántas cosas hiciste por hábito sin ponerte a pensar en ¿Cómo? ¿Por qué? O ¿Cuándo hacerlas?: Levantarte de la cama, vestirte, el camino que tomas, etc. Tu cerebro ya no está haciendo un esfuerzo mental al hacer estas actividades, las ha convertido en un hábito, y así ahorra energía.

¿Son  malos los hábitos?

Los hábitos pueden acercarte o alejarte de lo que realmente quieres. Los atletas por ejemplo tienen hábitos para ser campeones: levantarse temprano, entrenar a determinadas horas, y buenos hábitos alimenticios. Un estudiante que quiere tener buenas notas desarrolla hábitos, concentrarse en clase, organizar su información, llegar temprano, repasar lo aprendido.

habitos saludable

¿Cómo puedo desarrollar un nuevo hábito?

Los hábitos se pueden crear con una secuencia muy simple que hace años estudio PAVLOV,

Estimulo-acción-recompensa.

ciclo recompensa cambio de habitos monitor nutricional

Piensa en este ejemplo,

  • Estímulo: un niño ve un dulce en la tienda el dulce le llama la atención y lo quiere
  • Acción: el niño llora para que sus papas le den el dulce
  • Recompensa: el niño obtiene el dulce después de desquiciar a sus padres.

Este niño desarrollará el hábito de llorar para obtener lo que quiere (un dulce).

Bueno y entonces como ayudo a mis pacientes a cambiar sus hábitos alimenticios?

Aquí están los 6 pasos para lograrlo:

1.- Identifica y delimita el hábito que quieres cambiar, por ejemplo: comer frituras saliendo del trabajo

2.-Identifica el estímulo que activa ese hábito: en la parada del autobús venden las frituras y se le antojan

3.- Identifica la acción automática: meter la mano a la bolsa y sacar dinero para comprar frituras

4.- Identifica la recompensa para el paciente: mata el antojo y se entretiene mientras viaja

5.-Establecer conducta alternativa: debe ser sencilla, quizás sea demasiado pedir que no coma nada cuando sale del trabajo, pero podría cambiar las frituras por una colación saludable que le entretenga y quite el antojo en mientras viaja.

6.- Establecer un plan por ejemplo: Poner un recordatorio en el celular del paciente que suene a la hora que sale del trabajo con el mensaje  “La mayoría de los pacientes que logran sus metas llevan consigo siempre alguna fruta, almendras o  nueces, para el antojo y agua”

Este nuevo estimulo iniciará un nuevo hábito para que el paciente compre una colación más saludable.

Puedes apoyarte en herramientas como la aplicación para celular Monitor Nutricional en las que el paciente puede establecer recordatorios a lo hora que lo necesite.

recordatorio-alimentos-monitornutricional

¿Y después que sigue?-  Repetir, repetir y repetir. Así se forman los hábitos.

¿Y cómo puedo saber los hábitos alimenticios de mi paciente?

Una forma es un diario de alimentos en el que el paciente anota en un cuaderno lo que come en el día, también aquí te puedes apoyar de una aplicación como Monitor Nutricional en donde el paciente puede registrar lo que come y tú puedes ver esta información en tu computadora con el software para nutriólogo de Monitor nutricional

recordatorio 24 horas dieta

Finalmente recuerda recompensar el cambio de hábito. No tiene que ser una recompensa muy grande, pero si significativa, una felicitación, una carita feliz o una estrellita pueden cambiar vidas. ¿Recuerdas cómo funcionaban en la escuela?

Ya puedes empezar a poner en práctica  estas técnicas, recuerda que la práctica hace al maestro.

Conoce como funciona el Monitor Nutricional aqui.

Tutorial

Felices consultas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *